El silencio tiene voz.


Me gusta la libertad del silencio
del viento me gusta su libertad,
de la nube me gusta su magia
del saber estar, sin estar.


Me gustan sus cuerpos vacíos
sus cuerpos, sin imagen espacial,
no tienen dimensiones
y están,  donde debe estar;
a todos les une el silencio
aunque al viento, le gusta silbar.


Me gusta la voz del silencio
porque es la voz del amor,
y el amor sin palabras retiene
en el silencio más ardor;
esa fuente de calor sublime
que conocemos tú y yo;

me gusta la libertad del viento
que lleva de acá para allá,
mis, y tus pensamientos
para poderlos conjugar;


a las nubes las abrazo en silencio ,
por sus formas sin formas, o todo a la vez,
y porque me envuelven con el calor de tu piel
que es único y múltiple también., mi sueño.

 
Jecego.

2 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Sublime poema, me encantó.

Saludos cordiales Jecego.

Hasta pronto.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja; gracias por u comentario,
Preparemosnos para la Navidad; que todo es: Amor Sublime.
Un abrazo.
Jecego.