Detrás de ti.


Detrás de ti.














Detrás de ti, como una elipse girando
va tu falda ondulada por el viento,
o así te ven mis ojos, que se pierden,
mirando el cuerpo que abandonó tu falda.


Pobre tela que abandonó tus persentiles
para enrolarse al viento aventurero,
quizás con la intención de suplantarte
se llevó tu falda y abandonó tu cuerpo;


pero mis ojos se cruzaron en su camino
y convirtieron aquel percance, en mi gozo,
al ver aquel cuerpo tan hermoso
anclado en mis ojos, prisionero.

Pobre tela que se dejó llevar por el viento
que le lleva sin dirección por caminos perdidos
creados  por el propio Dios, envidioso de tu cuerpo,


y ahora errante en círculos, vaga con el viento
por esos  senderos ignotos, sin final, vacilante,
en busca de otro cuerpo como el tuyo, perdido.


Se que perderá su tiempo buscando otro igual
porque la belleza no se repite en el tiempo,
solo se imita en algún momento
y tendrá que regresar a tu encuentro, al final.


Jecego.



2 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Fenomenal percance para beneplácito de tus ojos.

Dejo un fuerte abrazo y un saludo cordial, deseando que tu fin de semana sea satisfactorio.

Hasta pronto.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga, ya no se de que hablar, toco de todo, pero a media luz.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo amiga, hasta luego.
Jecego.