Mis ojos la vieron así.

Mis ojos la vieron así.









Solo a media luz.













Vestida de azul mirando al mar
con su brazo señalando lontananza,
su cabeza alta desafiando al horizonte
y su cabellera al viento alborotaba.


Aún el sol apenas asomaba sobre la nube
y ya el mar le preparaba su camino sobre el agua;
en la playa se hacían sombras en las pisadas
esperando que vinieran las olas a borrarlas.


Solo la alborada podía imitarla
que se unió al viento para que bailara,
y sobre la magia de aquel momento
surgió un sueño que la inmortalizaba;
grabando en mi mente su figura
y una imagen secreta en mi alma.


Apenas se agudizaban mi mirada
sobre aquella imagen azul sobre la playa,
su silueta rompía el silencio de la mañana,
y mi corazón asombrado se aceleraba
porque no podía pronunciar palabra
que plasmara aquella estampa.

 
Tampoco el viento quiso estar ausente
y de alguna forma contribuyó en la belleza,
tomando con sus alas su vestido
ciñéndolo suavemente sobre su silueta;
y la vi hermosa, como un hada  azul,
mirándo a la alborada.

Jecego.



6 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Eres un incansable hacedor de la palabra. Bello poema.

Dejo un saludo cordial y un fuerte abrazo mi estimado Jecego.

Hasta pronto.

Estrella Altair dijo...

Es que tus ojos la vieron bella, y fueron tus ojos la realidad que se poso en la belleza de la otra..

y además que narices, con esa luz, ese pelo, esa túnica, en sea playa el viento que ceñía su cuerpo...

¿que era un hada marina..?

que te susurro al oído... ja,ja, ja.

seguro que como Ulises fuiste tras ella con un canto de sirena...del que luego hay que regresar..

... son cantos peligrosos.

lo sé por experiencia, ja ja, a..

Besos querido amigo

P.d. De toda formas la belleza está en los ojos de quien sabe buscarla y tu eres experto.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, gracias por tu bello cometario. Es un placer ser tan querido. Tus palabras enriquecen mi blog.
Un abrazo.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, ¿te imaginas un cielo sin estrellas?, claro que no, pues eso sería una persona que no agudice su imaginación para crear en su mente lo que quiere ver. No todo lo que se quiere, biene, muchas cosa hay que ir a su encuentro. Eso ocurre con las palabras y con las imágenes.
Gracias amiga por tus hermosos comentarios.
Jecego.

Sneyder dijo...

Bello poema Isidro, lleno de sueños y magia.

Solo la alborada podía imitarla
que se unió al viento para que bailara,
y sobre la magia de aquel momento
surgió un sueño…y el hada surgió del agua…

Un beso

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Sneyder, gracias por tu precioso comentario.
Es un placer leerte, tus letras son todo poesía.
Un abrazo.
Jecego.