La lluvia.


La lluvia.

















La lluvia es el agua que escapa de su prisión
en las nubes acurrucadas en el cielo,
es el maná de la tierra y sus límites
lagos, riachuelos, ríos y océanos;


su valor se confunde con su esencia
que es la riqueza de la tierra,
que da vida a los hombres que siembran
y recogen el oro de su suelo.


Cada gota que escapa de las nubes
se une a un eslabón de la cadena,
que da vida a la tierra sedienta
y a todos los seres que la cubren;


es un regalo que nos invita a ser felices
bautizando nuestro cuerpo,
y nos hace hermanos de este mundo
que nos miramos en el mismo espejo.


Jecego.


La lluvia es la imagen de tus ojos cayendo en mi desierto.


6 comentarios:

Flor dijo...

"La lluvia es la imagen de tus ojos cayendo en mi desierto."

Linda frase, lindo poema.
No me gusta mucho la lluvia pero es necesaria.

Voy a llevar tu frase para mi blogue de Noites.

Besos y abracitos.
Flor

Pluma Roja dijo...

Hola Jecego, he estado un poco ausente, pero siempre vengo a leerte. Tu poema es una oda a la lluvia, bello, muy bellos.

Saludos cordiales,
Hasta pronto amigo.

Katy dijo...

La lluvia ni me gusta, tal vez en algún momento bucólico. Pero si me ha encantado tu frase
"La lluvia es la imagen de tus ojos cayendo en mi desierto".
Así ya puede llover lo que quiera.
Un abarzo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, gracias por tu comentario. A mi si me gusta el invierno, porque puedo mirarme en el agua y me veo como yo quiero verme.
Amiga, un abrazo, y que Dios te bendiga.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja; gracias por tu visita y comentario. Los buenos hijos siempre vuelven, como el turrón.
Amiga, un abrazo, pido que no me faltes nunca.
Un abrazo.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, que belleza de expresión, "cuando la lluvia es: la imagen de tus ojos cayendo en mi desierto," (ya puede llover lo que quiera). Precioso y entrañable.
Un abrazo amiga, y que Dios te guarde.
Jecego.