Nada brilla más que la verdad.






Caldera de Pedro Gil
en el Valle de Güimar.
Tenerife.







Fíjate como lucen las estrellas
nada luce más en el cielo
después que se oculta el sol
en verdad, sus luceros, son ellas;

no necesitan de apariencia
se bastan por sí solas,
y se mueven como las olas
viéndolas en la distancia.

Mudas en un mundo de soledad
juntas como rebaños de ovejas,
con luz propia sin dependencias
de otros soles como ellas;

guía de marinos en los mares
siguiendo su osa, desde la tierra
como brújula que señala el norte
del naufrago, su luz verdadera ..

La verdad brilla por sí sola
llévala siempre como estrella.

Jecego.











8 comentarios:

El Sentir del Poeta dijo...

Isidro, con esta frase me quedo.

La verdad brilla por sí sola
llévala siempre como estrella.

hermoso poema, es un placer leerte.
besitos para ti amigo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

En relidad siempre volvemos de alguna parte; pero ¿de donde?, nunca lo sabrás, porque solo has viajado dentro de ti con tu pensamiento, nunca has partido más allá de tu sombra. La vida es un punto del que nunca nos apartamos en plenitud de facultades. Solo la mente viaja, pero en un espacio de ida y vuelta.
Amiga, gracias por tu visita y comentario.
Me encantó tu pregunta, de donde vuelvo.
Jecego.

Amelia Díaz dijo...

Qué bonito escribes, Jesús!!!
Y qué bella es tu tierra!!!

Es un placer pasar por aquí al despertarme.

Besos cariñosos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Amelia, ya te hice un poema para cuando despiertas.
Gracias por tu comentario. Es un placer recibir tus visitas. Mi tierra es hermosa, pero ayer nos castigó con 45 grados de temperatura, espero que se le hayan consumido sus energías sobrantes.
Un abrazo amiga, hasta luego.
Jecego.

Alicia María dijo...

Todo atardecer es un recordar que se regresa a lo simple. Que así como algo termina vuelve más bello.
Felicitaciones por este post.
Alicia

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Alicia María, muchas gracias por tu visita y comentario, la vida es asi, cada atardecer nos anuncia un nuevo día, y cada sueño un despertar, amiga, gracias por traerme esta nueva luz.
Un abrazo.
Jecego.

medianoche dijo...

Que bellas letras, agradeciendo al señor esta maravillosa naturaleza, contemplarla y sentir que es única y nuestras, hermosísimo poema.

Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga medianoche, gracias por tu visita y comentario, es un placer sentirse halagado por lo que uno hace. Uno solo escribe bien cuando lo que le rodea es hermoso, como tus palabras.
Amiga, un abrazo, y que Dios no permita que tu primavera te abandone.
Jecego.
PD: ¿has visitado mi blog de Apuntes para la Salud?