El silencio.

El Silencio.

Que hermoso es el silencio
cuando se medita la espera,
cuando el amor se hace suspiro,
cuando la palabra se eleva;

el cálido y hermoso silencio.
deja un espacio vacío
entre el acto y su esencia:
porque el silencio es más elocuente
que la palabra más sincera.

La palabra es solo una marca o un signo
que ponemos a las cosas para conocerlas;
y el silencio es todo esencia sublime
que brota del pensamiento como perlas,

y engasta un collar de oro con rubíes
cambiando la palabra por su esencia;
y hace que crezca el silencio
en la inmensa soledad de la espera.


Si hiciéramos común el lenguaje del silencio
no volveríamos al paraíso de aquel lejano tiempo,
donde solo eran dos, y no se entendieron
condenándose por vida con un lenguaje de signos;

y hagamos como las perlas y los zafiros,
como el oro, rubíes y diamantes,
que con un lenguaje de silencio
son hermosos por los siglos.


Paremos el tiempo sin palabras
escuchemos la voz del viento,
hagamos un nido en nuestro pecho
donde nazcan sanos pensamientos;

y escuchemos la voz de silencio
del amor que llevamos dentro,
y condenemos las palabras que hieren
antes de lanzarlas al viento. 


Jecego.

10 comentarios:

Katy dijo...

Que belleza, el silencio...
"condenemos las palabras que hieren
antes de lanzarlas al viento"
Cuanto daño se evitaria si pensáramos antes de hablar, porque las palabras no se las lleva el viento.
Si no se tiene algo bonito que decir es mejor callar.
Un abrazo Isidro

Maruh dijo...

Hermoso el poema, voy a seguir revisando tu blog. Un abrazo!

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, Gracias.......
Todo en la vida tiene su silencio, aún dumiendo lo rompemos; nuestro corazón se deja oír, y a veces nos refiere sonidos hermosos, que nos despiertan, con hermosos sueños.
Amiga, eres un sueño, tus comentarios me dan vida.
Un abrazo.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Maruch, gracias por tu visita y formar parte de mis amigos.
Gracias por tu comentario, y bienvenida a esta tu casa.
Visitaré luego tu blog.
Un abrazo.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Que bonita, y que dulce...

sin sombras Jecego, lo he escrito bien, por fin... ja, ja, ja,

Me encanta la parte de perlas y zafiros, como el amor verdadero y lo de escuchar la voz del viento...

De todas formas a mi me encanta el silencio rural... ese me apasiona y lo suelo buscar de vez en cuanto..

.. pero Jecego....

.. entono un "mea culpa"...

... me apasionan las palabras y si son escritas, mas..

... Besos y gracias por tus poemas.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella; gracias por tu visita y comentario; Me encanta tu forma de escribir porque dices lo que quieres, y cuando no quieres, utilisas el morse, ..... que también dice...
Amiga, gracias por tu atención a mi blog. Que hermoso es tener amigoas que te leen y comentan.
Estoy escribiendo (Apuntes para la salud) en otro blog con ese nombre.
de momento llevo 11 temas, pero seguiré sumando.
Un abrazo amiga.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella; gracias por tu visita y comentario; Me encanta tu forma de escribir porque dices lo que quieres, y cuando no quieres, utilisas el morse, ..... que también dice...
Amiga, gracias por tu atención a mi blog. Que hermoso es tener amigoas que te leen y comentan.
Estoy escribiendo (Apuntes para la salud) en otro blog con ese nombre.
de momento llevo 11 temas, pero seguiré sumando.
Un abrazo amiga.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Jecego me has hecho reir..

...ni yo misma sabia que utilizaba un tercer lenguaje..

.. !!fijaté lo que es el inconsciente!!!, ja, ja, ja.

Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella; hoy soy feliz, he hecho sonreir a un semejante. Yo tuve y tengo una emisora, que hace tiempo no uso; con ella me comunicaba por morse con barcos y amigos de cualquier pais, ya que el morse es universal. (solo puntos y rayas)
Un abrazo amiga, y gracias por sonreir.
Jecego.

Pluma Roja dijo...

Esos son los recuerdos dignos de pensarse. Recuerdos bellos que no te afectan, recuerdos por un momento que no te alejan de tu presente. Bello poema Jecego.

Un fuerte abrazo,

Aída