Sueño que soñaba.


Sueño que soñaba. 15/02/09.


Que con cada beso que te daba, sonaba la campana
de la Iglesia de San Pedro, que como vigía,
vigilaba mis movimientos, andanzas y fechorías
para evitar el trenzado abrazo que encendiera la llama.


Y se acercaba a mí con su sombra, hasta someterme
a su voluntad, llevándome como hoja seca el viento,
anulando mi fuego y hambre de besos, tendiendo
una red con su sombra sobre mi cuerpo ya inerme.

Mi cuerpo ya sometido al deseo de la campana
llorando fuego y rabia por mis labios heridos
escupía los besos perdidos en aquella batalla;

es inútil, pensé, seguir luchando con la suerte
de la campana que está muy alta y puede verme
y hacer sonar su badajo en el hueco de su bronce,
cada vez que te bese.


Jecego.















12 comentarios:

Magia da Inês dijo...

Olá amigo!
Passei para conhecer seu cantinho... é variado e agradável!
Ainda não vi tudo... voltarei depois.
Um ótimo fim de semana!
Um abraço.
Itabira - Minas.

Pluma Roja dijo...

Hola Jecego. Felicitaciones precioso poema. Como siempre.

Saludos cordiales.

Hasta pronto

vuelo de hada... dijo...

Ufff que beso intenso amigo, como tiene que ser.
Hermosos versos...
Un abrazo

Dilean de Bragança dijo...

Que linda poesia, sensivel e triste também!!! Estava navegando por ai e me deparei em seu espaço, adorei, vou te ler mais!!Bjus poéticos.

Cris dijo...

Era la campana o era su sombra tu miedo?
Un saludo cariñoso

Mery Larrinua dijo...

Hermoso poema!!!
un abrazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Magia de Ines, gracias por leerme y por tu mensaje.
He intentado entrar en tu blog, pero no me dejan.
Un abrazo y muchas gracias.
Volveré a intentarlo en más ocasiones.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Pluma Roja, a ti que te diré...
gracias inmensas.
Tu blog ya me es familiar y como tú lo leo cada día.
Un abrazo
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Vuelo de Hada. Gracias por leerme y por los comentarios tan buenos que me haces.
Un abazo extensivo a tus familiares y amigos.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Dilean de Braganza, gracias a la suerte de que tropezaras con mi blog y tambien a tí por haberte parado a leerme. No tengo nada que enseñar,(salvo que no importa la edad para hacer amigos), pero cuento lo poco que me ha enseñado la vida.
He desubierto que no hay cosa mejor que sentirse alagado.
Un abrazo por todo.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Cris, fué la campana o su sombra, te diré un secreto, se me juntaron las dos cosas: la campana y su sombra y trataba de ocultarme de ellas.
Un abrazo por seguir aguantando mis palabras, sobre todo analizándolas para hacer buena crítica.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Mery Larrinua. Gracias por tu comentario. Me gustaría escuchar más como éste.
Tu presencia en mi blog es muy bien venida, la agasajaré.
Un abrazo.
Jecego.