¿Que son las palabras?

¿Qué son las palabras?



Las palabras son sentimientos que escapan de la mente humana buscando la libertad; que están hartas de estar encerradas en el pecho y quieren algo que las lleve de paseo o alguien que las escuche, las halague, les de el valor que merecen, las hagan buenas hadas y poder llevar felicidad a todas las caras del mundo, porque todas sueñan con ser mensajeras del alma embajadoras del amor, reinas de la verdad, únicas nominadoras de las cosas..
Se asoman a la boca y cuando respiras, se escapan; se suben al viento y vuelan; ya fuera, libres, hacen de todo: arrullan, alegran, dan vida, describen imágenes cuando hablan, hacen felices a quienes las reciben y cantan; otras infelices lloran; y algunas más osadas, ofenden, humillan y matan y pocas veces tienen la oportunidad de alegrar una vida.
Las palabras son reflejos subconscientes y dependen de un estado de ánimo, en un momento determinado, porque son reflejos del alma.
Una persona ante una alambrada de espinos, tendrá una cara y emitirá unas palabras diferentes, que ante una rosa, a pesar de que la rosa también tiene espinas; también serán diferentes, ante el párroco, el día de la boda, que el de un funeral, o en la piscina el primero de Enero, el primero de Agosto o el uno de Septiembre.
Todo depende del momento con su correspondiente estado de ánimo.
Cuando conversamos debemos pensar en lo que decimos, las palabras hablan de nosotros, nos describen, nos aprueban o nos suspenden, a pesar de ser partes de nuestro yo, son fieles a la verdad y no nos dan ninguna ventaja, no nos compensan por haberles dado albergue durante tanto tiempo dentro de nuestro cuerpo. 
Lo más proximo que tenemos de nosotros es otro semejante y como solo puedo elegir entre dos, elijo a una mujer (a pesar de mis años) también .(podría ser un hombre).
A una dama, yo la defino así: 45% inteligente y hermosa; 45% inteligente y astuta; y un 10 % de elementos que la definen. Es decir, siempre en mi humilde opinión,  solo le falta para ser perfecta, medir sus palabras que serán las que las aprueben o suspendan.
Una mujer como yo la imagino, que sepa medir las palabras, es un ser perfecto.
Y las hay.

La mujer como la fruta, es más dulce cuando madura. 
Pero no muy madura, que empieza a ser agridulce, exigente  (despues de los cien años, comienzan a ser santas).  Sigo pensando en el valor de las palabras y el momento de pronunciarlas.
A veces hay que castigarlas en su origen, no permitiéndoles la libertad. (Tanto los varones como las hembras).
Jecego.

Espero no molestar a nadie, pero si no fuera así, ruego mil perdones.






2 comentarios:

vuelo de hada... dijo...

Amigo estoy de vuelta y me encuentro con este texto tan hermoso para nosotras ni mas ni menos con lo referente a las palabras y gran alago con que somos casi perfectas ;) uff ojalá!
Mis abracitos y como siempre un placer leerte.

PD por cierto a veces soy muy imprudente y no mido mis palabras eso me ha traído ciertos problemas, pero es que prefiero decir las cosas como son, llamarlas como son y decirlas en el momento que son, bueno no podía ser perfecta jajaj

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Vuelo de Hada.
En la antena de mi televisos se posa cada día una garza, a veces piezo que me la va a romper, pero no la espanto porque creo que es Vuelo de Hada con alguna noticia nueva. Es broma.
Un abrazo artista, por lo bien que escribes y el blog que en que publicas. Tambien por visitar mi blog.
Un abrazo.
Jecego