!OH! poderoso mar.







¡OH! poderoso mar.


En calma o embravecido, huraño,
siempre demostrando tu poderío,
contra las rocas, los acantilados,
las playas, cantiles, barcos y ríos;
apenas tienes amigos que te quieran
y puedan convivir contigo,
porque tu fuerza te hace dictador
y dueño perpetuo de tus vecinos;
que se han unido para limitar tus aguas
y se rompan en espuma, tus bramidos,
convirtiéndote en un charco en el mundo
de agua salada,
que endulzan los ríos.


Jecego.



2 comentarios:

Montxu dijo...

Yo discrepo, me encanta la mar.


Agur un saludo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amigo; a mí tambien me gusta la mar, de hecho he vivido 36 años a su orilla; por eso se que todos los días no son de bonanza; que muchas veces parece enemigo des orillas.
Gracias por leerme.
Un abrazo.
Jecego.