Me gusta.

Me gusta.














Foto tomada de Google.

Me gusta oír en el silencio
mirar en la oscuridad absoluta,
hacer consciente lo inconsciente
y crear una hoja de ruta;
donde el pensamiento se haga imagen
y la imagen,  verdad rotunda,
sucediéndose los momentos
de la vida silente y oscura.


Hablar libremente al viento
orientando el camino a mis palabras,
que se puedan escuchar en otro tiempo
diferente a la ignorancia;
para que abandonen el desierto
donde se encuentran encadenadas,
y retornen a la calida playa
arrastradas por el poderoso viento.


La necesidad de hablar se desvanece
cuando no se escuchan las palabras,
que sucumben en el silencio
donde muere la esperanza,
de hacer oír su voz en el desierto.

Jecego.


Cuando muere la esperanza, se lleva consigo la palabra que la nombraba.






3 comentarios:

María dijo...

Me siento identificada con tus versos, a mí también me gusta hablarle al viento, desde el silencio, desde la reflexión, me gusta escuchar su brisa, callada, y desierta, desde la meditación y paz.

Me gusta mucho este poema, te felicito por él.

Gracias por devolverme la visita, volveré.

Saludos

vuelo de hada... dijo...

A mi también me gustan hoy muchas cosas si que si amigo.
Un abrazo precioso lo que ecribes como siempre.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Vuelo de Hada, gracias por tu comentario, a todos nos gusta algo de la vida, de la que tenemos y de la que deseamos.
Sobre todo somos fieles a lo que deseamos.
Un abrazo.
Jecego.