Las cosas no son nada sin nombre.

Las cosas no son nada sin nombre.
 22/03/08.







Las cosas no son nada
sin las palabras que las nombran,
son simples formas sin nombre
esperando ser nominadas;
inconscientes, en silencio, calladas,
esperan por si el destino les reconoce,
y les da su razón de ser y entonces
ocupar su puesto en un orden.


Sentirse nombradas es salvarse
de su forma continua de espectro,
es sentirse vivas, sentirse materia
en el mundo físico de los muertos;
el sentirse materia con nombre
y abandonar el mundo de lo etéreo,
es el prodigio de la palabra, y su goce,
casi como sentirse humano, como el hombre.


Jecego.
















2 comentarios:

Cris dijo...

Bella poesía, me hizo recordar unas palabras de Umberto Eco cuando explicaba a un periodista el significado del nombre de su libro: EL nombre de la rosa.
Un cariñoso saludo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Cris. Gracias por leerme y me alegra que esta poesía haya arrancado a tu memoria las bellas palabras de Umberto Eco.
Yo solo escribo para entretenerme, retales de mi vida, por ello las creo poco interesantes.
Al ver mi nombre relacionado con esos monstruos de la letras me transporta a un sueño.
Un abrazo.