Me he vuelto a equivocar.

Me he vuelto a equivocar.
No he sido capaz de juntar todos mis sentimientos en un abrazo,
aunque había creído que lo había conseguido;
he dado vueltas sobre mí mismo, buscándome muchas veces,
pero estabas en otro sitio deshojando tus sueños;
el viento en tus alas no tiene freno, y te lleva y lleva ciego
hasta donde el límite es tu pensamiento;
si aún no he desfallecido buscándote, te encuentro,
dejaré a mi corazón hacer lo que quiera contigo,
que sea bueno para los dos, y se mantenga hasta
que en ti no haya otra cosa que silencio, y yo.

Jecego.