Vete sola.

Vete sola.

Ya no te presto más mis alas
me las devolviste heladas del cierzo,
húmedas y frías por tenerlas lejos de mí
aunque poco tiempo, fueron muy lejos;
no te presto más mis alas
te bastarán las del viento;
el viento siempre es libre
unas veces alisios, otras cierzo.
Ya no te presto más mis alas
no quiero me cuenten tus secretos;
ya no te presto más mis alas
usa si quieres las del viento.


Jecego.