Quiero ser.

Quiero ser.

Quiero salirme de mi retrato, me siento  preso en mi marco; necesito aire nuevo fuera de la cárcel de mi fuero; quisiera ser águila y volar desde el cielo al infierno, conocer ese mundo ajeno a mi conocimiento; ese mundo que no conozco, pero imagino por referencias que oigo y veo en el reverso de mi retrato; quiero verme libre un rato de las rejas de mi cuerpo; ser nube, ser viento, ser agua y todo eso que es libre de una cárcel, aunque sea de piel; ser esos ángeles de Miguel Ángel, esas Meninas de Velásquez o ese toro salvaje de las montañas que nadie ve. Cualquier cosa quiero ser o estar, menos la imagen presa de mi retrato. No sé nada de nada, pero me encanta hacer todo lo de ese todo; por eso quiero  salirme de mi retrato y ser libre como el aire y escribir lo que me sale de dentro, ya que es lo único que puedo hacer si me libro de mi cárcel y se ven libres mis dedos; intentaré ser libre, libre como el pensamiento y llegar donde llega el viento sin miedo.
Quiero dejar de ser silencio preso en mi retrato.
Quiero ser águila que burla al viento y lo usa.
Quiero ser palabra, llegar a tus oídos y seguir volando.
Por eso quiero  salirme de mi retrato, mi blusa.
Quiero escribir mi poema sin que mi marco me lo impida.

Jecego.  Lunes 24 de octubre del 16.