La complicidad de una mirada.



La  complicidad de una mirada.

Un mirada es un todo sin ser nada,
una mirada es un mundo sin espacio,
una mirada es un cielo sin color,
un decir: sí o no, más allá de la palabra.

Dame todo lo tuyo con tu mirada,
dame el mundo que encierra tus ojos,
dame tu cielo sin color cuando me miras,
y sin decir nada regálame el mundo de tu mirada.

Con una mirada se dice más que hablando;
se podría decir que encierra un lenguaje oculto
tan universal como el silencio que calla
y reside como luz en el alma nuestra.


Jecego