Todo es nada.

Todo es nada.

La noche no entiende de colores.
Al viento no le preocupan las montañas.
Al sol no le preocupan las sombras altas
y a las pequeñas, sobrepasa.
Al río le caben todas las aguas y lleva a cuesta
hasta las arenas de un mar, y descarga;

nada lleva a la naturaleza su contraria
porque lo natural nunca falla y sucede
cuando llega su momento y estalla;

todo en la vida está lleno de luz y sombras,
de silencios y palabras bellas y raras;
azules y blancas; rojas y extrañas;

nada es verdad ni mentira en el mismo momento:
como el viento y  su calma,
como la luz y la sombra,
como la noche y el día,
como una noche cuando duerme
que se ríe de su sombra y llora y canta;
sin darse cuenta que no ve
que todo en la vida es un sueño
que con el tiempo acaba.

Jecego. Güimar 22de julio del 16.