Ráafagas de viento. (1).


Ráfagas de viento.
Volando siempre con sus alas escondidas,
o soplando detrás de su ventana,
llena al mundo de verde vida
polinizando en la tierra cada planta;
se hace eco, duplica, y eleva
más allá de las montañas,
con una nube muy húmeda de silencio
gritando, llegó la primavera con la gracia de su agua.
El júbilo se hace en sus pobladores,
la tierra se puebla con la palabra gracias,
las flores se visten de gala y llaman primavera
y piden al viento que le lleven en sus alas;
que quieren regar al mundo
con el perfume que exhalan.
Los pétalos multiplican sus colores
blancos, rojos, amarillos, malvas ;
un arco iris de brillantes soles
y una suma de perfumes que embriaga el alma;
confluyen con ese grito del viento diciendo:
ven, que la primavera te llama.
Jecego.