No se si es asombroso.


No sé si es asombroso
o que discurro en silencio;
no sé si es su luz o su sombra
lo que llevo conmigo
más allá de lo profundo
donde se pierde mi destino;

donde las palabras son flores
que acarician los sentidos,
y las miradas su perfume
en la honda de Cupido;

ese hogar tan hermoso
de dos seres que han querido,
ser luz y sombra del silencio
en espacio tan reducido;

donde uno y dos son lo mismo
donde uno habla y escucha,
y el otro silencio mudo;

donde una mirada es un mundo
y un beso amor que sabe a cielo;
y un abrazo todo eso que regocija nuestro cuerpo.


Jecego. Jueves 25 de agosto del 16.