Mi meta era tu cuerpo




Mi meta era tu cuerpo
pero no había pensado como pensabas;
si era amor, si amistad o locura
lo que me inclinaba a tu figura
sin pensar en lo que pensaras.

Y me encaminé en dirección al sol
sobre los caminos del agua,
hice escala sobre una ola
y toqué las nubes con mis alas.

Luego descubrí que: 
navegaba y volaba,
que mi cuerpo era viento
y mis alas, espuma blanca;

que tu figura era un sueño,
y mi sueño, ya no estaba;
se había perdido en el camino
entre las nubes mas altas. 

Jecego.