Me quedé solo contigo.

Me quedé solo contigo.

Se que soy tu preferido
me lo han dicho tus ojos,
con su brillante blanco
mirándome,

vi como tus labios temblando de ansiedad
por devorar los míos,
se comían a si mismos
en silencio,

tus brazos como alas volaban
sobre mi y acariciaban mi cara,
y creí por un momento
que soñaba;

quedé preso en un suspiro tuyo
en alas del viento que provocaba tus suspiros,
y volé en él hasta que se cansaron tus alas
y dejaron a tus pies, y te miraba.

Cuando abrí los ojos después del viaje
volví a verte relucir dentro de mi sueño,
llenándolo todo de luz y el viento de tus alas
y me quedé mirándote;

despierto y consciente,
dejé que mi sueño volara en tu viento,
y me quedé solo, contigo;
besándote..….

Jecego. Martes 26 de abril del 16.