No soy político, pero si su consecuencia


No soy político, pero soy una consecuencia de esta política bien montada por unos cuantos.

Yo se que Dios no es de aquí
que de aquí soy yo solito;
que amor no doy ni quito
que soy un reflejo de Dios.

 Si Dios es forastero,
de allá donde vive el sol,
porqué vive en mi corazón
y en mi alma también creo;

no soy de aquí ni de allá lejos
soy un reflejo de Dios perdido
en este mundo sin sentido
gobernado por políticos sin escrúpulos
al mando de la España de Dios.

Los bancos son España,
España solo es dinero,
que los que mandan, mandan lejos
del alcance de trabajador medio.

Son tantos los partidos
sindicatos y otros tramperos, 
que cortando por lo sano
nos sobraría dinero;

pero mientras la vaca de leche
y ellos tengan bien los dedos,
nosotros miraremos  al aire
por si se cae algo a un cuervo.

Dos billones de deudas a Europa
a ver quien paga eso,
si lo hace quien lo ha robado
o quienes nos quedamos en cueros. 

Además les parece poco
que además, quieren seguir cobrando,
aunque solo gobiernen unos meses
a perpetuidad su sueldo mal ganado;

para que sus hijos, nietos y bisnietos
vivan con el trabajo de unos meses
del viejo bien enchufado
cuando sus leyes le favorecen;

justicia creada por ellos mismos
políticos bien montados;
el trabajador que se las arregle con su voto,
por haber nacido  esclavo.

Jecego.



1 comentario:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Isidro!!!

Un aplauso bien prolongado para ti que eres un sabio. Es una grandísima verdad, esclavos somos de unos que se merecen castigados con trabajos forzados limpiando la España que han ensuciado.
Felicidades por tu aportación a la denuncia que se merecen, pues la ganaron con creces.

Un abrazo inmenso, amigo. Poco ando por los blog, el tuyo me parece un milagro, me acaba de aparecer en la pantalla y gracias doy por eso.

He leído más abajo y es un verdadero plcer recorrer tus letras.

Con mi estima siempre, feliz fin de semana.