Cuanto se aprende cada día.

Cuanto se aprende cada día. Poema.
Hasta ayer mis palabras eran momentos
que hoy se han diluido en el tiempo;
se las ha llevado el viento y perdido
entre los árboles de mi pensamiento.
Hoy se han perdido todas mis letras
en el laberinto de mis sueños y alejaron
buscando una página donde quedarse
para siempre impresas, formando un poema;
y la encuentran cerca de mi memoria,
se visten de notas brillantes y armónicas,
para ayudarme a crear una poesía que guste
entre cálidos días y nuevas playas mágicas.
Veredas verdes con cañón de sol radiante
principal fuente de vida para todos los que soñamos;
madurando recuerdos perdidos en el tiempo
recuperándolos del viento que se los había llevado.
Recuperando entonces aquellas palabras o ecos
que creí perdidas en la masa gris de mi recuerdos;
para crear de nuevo una poesía que guste a todos
con todas estas palabras que recuperé del viento.
Jecego. Güímar, sábado 30 de julio del 16.