Una rosa me dijo: te cuento.

Una rosa me dijo:

Desde mi cama veo pasar
la nube de un sueño,
veo pasar la música bailando,
veo un sueño que me invita
a bailar sobre un pensamiento;

dudo si salir, o invitarle a entrar,
si aprovechar el momento, o dejar
que siga pasando mi tiempo
y derrame en el barranco del olvido
sin que mi cuerpo goce del milagro de un momento.

Rápidamente se apagó todo en mi mente,
el sueño y la noche que vinieron juntos
me abrazaron y me gustó que lo hacían,
bailamos aunque nunca lo había hecho
y soñé maravillas que no conocía;

cuando llegó la luz del sol
cerré mis ojos para no ver nada,
y seguí bailando con aquella imagen
que desde la calle me invitó hacerlo,
era la imagen desnuda de algo que había soñado.

Y soñé, soñé, soñé hasta el amanecer.

Y descubrí, que despierto
también se sueña, baila y disfruta la vida,
si es bueno,  y aprovechemos el momento.

Jecego.