Una mujer a una rosa.




Una mujer, a una rosa.

Mientras me mire en tus pétalos
y tu alma sonría, habrá poesía;
rosa, mientras tus pétalos brillen
con la luz del día, mi alma, será poesía;

mientras mis labios tiemblen
cuando a los tuyos miran,
mi boca se diluya todo en saliva
y mi corazón se acelere con velocidad continua;
seremos pentagrama y notas
haciendo poesía;

serán tus caricias rosa
la que mitigue mi fatiga,
y tu embrujo, el freno divino
que de sabor a mi vida;

mientras tus pétalos traigan
perfumes al alma mía,
habrá armonía en mi pecho
y un gran sol en mi vida;

déjame hacer con tus pétalos
una poesía, que llene mi pecho de color
y con tu perfume amor, hacer llegar al cielo
mi alma con una poesía, tuya y mía…..

Jecego.

No hay comentarios: