Preciosa mañana. Gracias.

Preciosa mañana. Gracias.

Que bonito  amanecer cuando te miras
al espejo, y ves tu cara desaliñada;
y es que además de verte como eres
estás deseando verte como una rosa blanca,
inmaculada.
Deseas sentir en tu piel
las alas del viento,
la brisa de la mañana
que le da tersura y mima,
que te bese el silencio
para que se ruboricen tus ansias
con el  contacto físico
de tu piel, con la de quien amas.
Cerrar los ojos y dejar que se realice tu sueño
con la magia de tu pensamiento;
para realizarlo luego
con la cara lavada.

Abrir los ojos,
mirarte  y luego decirte:
lo soy todo,
no me falta nada;
gracias, preciosa mañana
por ser mi hermana
y compartir conmigo
toda la belleza de tu aurora. .


Jecego. Viernes 17 de junio del 16.