Poema para la salud.

Poema para la salud.

Viendo y viviendo un nuevo día;
un nuevo sol me ilumina;
me cuido porque su luz no tiene medida
y si no lo evito, me abrasa;

me quemo en mis soledades
si me quedo dormido en la playa;
por eso evito exponer mucho tiempo
al alcance de sus rayos, mi piel blanca;

el agua mansa es un espejo
que prolonga la luz desde la playa a tu piel,
no dejes que se queme buscando color,
porque el dolor es fuerte y no compensa
la belleza del color que buscas
el dolor que causa su presencia.

Siempre debes usar ropa blanca o clara
los colores oscuros se calienta y queman;
tu piel es delicada, cuídala, mantenla sana
evitando el sol directo, en sus horas intensas.

Jecego. Domingo 05 de junio del 16.