Pensándote


Pensándote.

Ya no se pensarte a solas,
me derrumbo en mi mundo buscándote:
con los ojos, las manos, oliendo, oyéndote
en el silencio profundo de mi pensamiento
perdido en la selva de mis horas; para:

encontrarnos, soñar contigo, tenerte conmigo
en ese lugar recóndito  tan íntimo, secreto,
donde el silencio se hace olvido y hablamos
libres del acoso de las palabras que mudas
se encierran en su claustro de silencio, calladas.

Donde hablan los ojos, los labios, los brazos, los gestos
y el silencio en su locuaz parada, mirando a los ojos
en su lenguaje de voz tenue, pausada, sin rostro .

Segundo a segundo, se va apretando el abrazo
de un amor que callado habla y expresa
llamando a seguir, pensándote a solas, abrazado.

Jecego. Martes 24 de mayo del 16.