Mientras tu estás volando.

Mientras tu estas volando
por encima de los alisios,
yo estoy a su sombra cobijado

esperando te poses, un momento;

hablando con el aire, con el silencio,
con la nube que pasa con el viento,
con la memoria de tu aliento fresco
yo te siento fuera de mi espacio, lejos.

Déjame ser fuego, llama o aliento
tuyo; pero no me dejes sentir el frío
que trae el desamparo de un amor muerto;

déjame tu fuego, tu llama, tu  aliento, tu ego,
ser la leña de tu fuego, hasta que este volcán se apague,
o deje de ser Teide, en los límites del tiempo.

Quiero volver a la tierra, ser barro ungido
sentir con los cinco sentidos; existir,
volver a ser yo mismo en este cuerpo que tengo;

ser sol, ser memoria y sentir como siempre he sentido;
aunque te vayas lejos, fuera de mi camino, volando
como las notas en el aire, buscando su mejor sentido.
Déjame ser la leña de tu fuego
tu sol, tu alisio y tu cielo.


Jecego.