Hablaba con mi sombra mientras caminaba

Hablaba con mi sombra mientras caminaba
y estaba la bóveda del cielo abierta;
cuando se cerró, se fue mi sombra y quedé solo
en el más oscura silencio y sin palabras;

ellas estaban dentro de mí, despiertas,
pero no se asomaban, tenían miedo a la noche
y al viento que pasaba, gritando en las ramas
de mi pensamiento en un rincón de la sala;

no podían salir sin la orden que yo les daba
y no pensaba dársela; me sentía su protector
y temía por su seguridad en esa noche larga,
donde el pensamiento y la palabra se divorcian,
por falta de luces, que confundieron con el sol.

y antes que volviera la luz y se borrara la noche,
salí a la puerta, al amanecer, para ver mi sombra
y seguír hablando con ella, y caminamos juntos
mientras daba libertad a mis palabras
en el mundo nuevo, de un nuevo día, con mi sombra.

Y seguimos hablando…….de nada...