Dos enamoraados se decían.

Dos enamorados se decían:

Quiero ser lo que tú eres,
pero
sin dejar de ser, lo que yo soy,
polinizar tus sentidos con mi polen
y dejarme
polinizar por el tuyo;

quizá en un futuro
tu y yo, seamos uno solo unidos,
solo que después
mis besos
sabrán como los tuyos,
y como los tuyos, los míos….

Entonces que haremos Dios mío
si savia solo tenemos una;
ninguna es diferente a la otra,
y sus sabores se parecen,
se sienten repetidos en los labios
y con un suspiro se pierden;

se repelen y rompen el sueño
que tenían aquellos seres,
porque quieren ser como eran
antes de polinizar sus genes.

Todos queremos ser como aquel
que tiene lo que no tenemos;
y aprendemos, que la envidia y los celos
más que belleza y gracia, es un infierno….


Jecego.