Canto a la mañana.

Canto a la mañana.

Hace apenas un momento
que se retiró la aurora;
y me pregunto si la imagen que estaba viendo
sigue allí en el horizonte, donde miraba,
donde estabas tú, la imagen que soñaba
dejándote ver, preciosa, como un hada
mostrando tus encantos, y tu mirada
abrasadora, de fuego… callada,
buscándome, entre las nubes que vagan.

Me pregunto si te fuiste con la aurora
o te quedaste para acompañarme;
pienso que estas conmigo, acompañándome
como regalo del nuevo día, venido del cielo
en alas del viento de cada día, ahora
con el sol que nos acaricia en la mañana.

Creo que tú y yo hemos llenado la aurora de luces
de colores a semejanza del arco iris,
y estamos presos en él, que nos rodea
para que el nuevo día sea nuestra casa,
un paraíso de flores hermosas
que rompieron la noche y trajeron, tu gracia.

O simplemente seamos los dos acariciándonos
en un sueño que nunca se acaba,
como el sol y la luna, que se esconden
para amarse como locos….cada noche…

Jecego. Sábado 18 de junio del 16.







1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Hermoso cántico. Me encanta leerte, pero como bien dices, la poesía se siente, no se explica. Te llega o no te llega, sugiere o no te dice nada.
Un abrazo enorme.