Busco en mi cuevita secreta.


Busco en mi cuevita secreta.

Busco el maná de una vida diferente,
aquel que huela solo a lo que yo huelo,
que no guarden palabras de dolor de nadie,
que solo contenga residuos de ti y de mi
en mezcla equilibrada de silencios elocuentes.

No busco palabras, busco silencios,
busco aquella voz que nunca fue viento,
que se quedó en la puerta de la sala
sin llegar a romper el silencio que pasaba
por la puerta en aquel momento, callada.
En mi  silencio estoy solo esperando
que se abra la puerta para irme con el viento.

Dentro de mí late la luz de la libertad,
triste,  enlutada, cautiva, ansiosa por romper la noche
como un fantasma dentro de mi cuerpo;

busco ese manjar tuyo, con sabor a ti,
mordiendo tus labios hasta que sientas dolor,
se rompa el silencio y se haga la luz en mi sueño.

Jecego.