Buenos días, Día.

Buenos días, Día,
te buscaba en la noche de mis sueños;
te he encontrado plácido en la aurora
de este amanecer,
y vas creciendo a la par de las horas
en mi ser, grande como el día que eres.
Gracias Dios, por dejármelo ver.


Jecego. Jueves 02 de junio del 16.