Las mariposas.

Las mariposas dependen del viento para las grandes distancias y viajan en grupos.

Una mariposa quería quedarse,
pero un viento del sur le arrastraba;
esa fuerza con calidez de amigas
que en correo de viento les llevaba.

Mientras en mis manos quedaba
el colorido pigmento de sus alas;
y un cántico sonoro disolviéndose
entre palabras, risas, miradas y silencios.

Una angustia silenciosa llevaba en sus alas
en forma de pena, de donde escapaba
una lágrima, que no quiso romperse y cayó
a ese lugar cerrado, donde el silencio calla.

Jecego