Lucha sin cuartel.

Lucha sin cuartel.
30 de noviembre del 15.

Me gusta verte así de frondosa
con esa alegre sonrisa y erguido pecho,
y buscar con mirada ansiosa
de ser de  esa flor tan hermosa, dueño;

de ti, rosa trepadora y espinosa fronda,
con sed de sol y cariñosa mano,
contemplo a mis ojos mirando ciegos
esos dos capullos que a tu ventana asoman.

Flor hermosa de ondas florecidas. Que desafían
la mano de quien osa tocar su piel tibia y sedosa,
con sus espinas al osado que aventure su mano
en las ondas intimas de la frondosa, rosa sin ser tu amo.

Y como un castillo de papel se derrumba
la ilusión de aquel que quiso ser, Cid campeador,
dueño y señor,  de  aquella rosa inconquistable
que defendió con sus espinas, sus erguidas  ondas..

Jecego.