Por la mañana.

Por la mañana.

Por la mañana, cada mañana,
cuando la luna ya se había ocultado,
se asomó el sol atrevido
y borró el camino que había hecho la luna.

Preciosa luna, donde estás?
por que te has ido sin mi regreso?
y dejaste vacío mi ser y mi tiempo;
fuiste grande ante mis ojos,
y frente a mí fuiste, cielo inmenso, pero
te has ido dejando vacío mi cuerpo, esperando.

Te siento luna lunera, te siento lejana,
donde mis ojos no te ven, pero te siento;
tu imagen de luna grande y hermosa
dejó en mi un jardín de rosas blancas,
tu perfume de primavera loca
bajo el cálido sol de cada mañana.

Sueño con que este sol sea la luz de tu mirada
que me estés viendo, a través de tu ventana;
desde ese cielo inmenso, lleno y vacío a la vez
donde estás, hasta que yo llegue…mañana.

Jecego.