Hola amor.

Hola amor;

Vengo de tu jardín de recoger las flores secas que se han caído; unas son tulipanes, otras gardenias, rosas, jazmines, lirios blanco y violetas; todas sin vida en el suelo lamentándose de su corta existencia, …. en mis manos sintieron el calor que les faltaba y me dijeron: bendito seas por recogernos del suelo, ni siquiera el jardinero nos da cariño, aunque nosotras le hemos dado toda nuestra belleza, nuestro perfume y nuestro cariño; tú amigo, nos has dado tu calor y un beso de consuelo, y con ese sentimiento de amor, nos vamos con ese sabor a ti que nos regalaron tus labios desde tu corazón lleno de él. Te queremos y nos vamos a nuestro cielo con el calor que nos regaló tus manos. Un abrazo.

Jecego.