El hombre que murió de frío.

El hombre que murió de frío

Quise ser yo y no pude
quise soñar y no me dormí,
quise ser todo de ti y erré,
no te encontré cerca de mí
y me perdí en el silencio de tus noche.

Te busqué por todas partes,
mis manos no encontraron tu calor,
amaneció un nuevo día hecho aurora
con nubes de nieve hechas polvo
aventada sobre mi cabeza como hielo.

Me vi como un hombre sin corazón
sin amor y sin nada dentro, vacío,
se había helado mi sangre en mis ríos;
ya solo quedaba de mí, un recuerdo frío
y mis venas, que habían cambiado de nombre.

Soy un hombre helado como un pedazo muerto;
un halo de luz se extiende sobre mi pecho;
quiero dormir, me estoy durmiendo en tu nombre.
Te encontré cerca de mí y me siento dormido
al calor de tu pecho encendido de amor.

Jecego.