Voy a dibujar un momento.

Voy a dibujar un momento.

Te he visto pasar por la cisura de Silvio
de mi cerebro dormido;
y no se como he podido dejarte seguir
sin que te llevaras contigo, una mitad
de mi cerebro, si yo con la otra mitad tengo
cuando estoy sumergido en ti, contigo.

Solo estoy dibujando un momento
y pienso que podría estar equivocado,
porque el pensamiento es evolución del tiempo
y si Aristóteles se equivocó diciendo que:
el cerebro era un órgano secundario,
que era el corazón el órgano principal;
y yo así lo creo, porque el cerebro depende
de la sangre que le envía este órgano;
pero sigamos con las creencias, que éstas son
señales de  un cerebro enamorado..

Se puede vivir sin amor, pregunto…

¿Qué es el amor, sino una imagen del cerebro
que evoluciona y se posa en otro ser, compatible o no,
caprichosamente, indomable, ciego, lejos de la razón?

El cerebro puede equivocarse, pero nunca te dirá por qué;
solo se equivocó; y siempre paga el corazón que calla,
porque su lenguaje es el silencio, que siempre habla.

Y nosotros, su portador decimos: un flechazo;
porque es lo que hemos aprendido de otros casos
incapaces de ser nosotros mismos los que hablemos.

No hemos evolucionado, solo hemos aprendido.

Jecego.



3 comentarios:

Ilesin dijo...

Es verdad que visto como esta todo uno.piensa que no se ha evolucionado pero de cada error se aprende.
Besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Ilesin; aprendemos de cada error; la pena está en que no aprendemos de los errores de los demás, sino solo de los nuestros, y no siempre. Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo.

Belkys Pulido dijo...

Bueno, por eso el amor lo dibujaban así travieso, flechador. Pero en el aprendizaje, nadie ha dibujado la elección definitiva, ¿cómo se transforma? como el amor comprometido, ya no deposita ojos en ilusiones efímeras, sino que se asientan en el camino juntos para siempre.