Amigas/os.

Amigas/as.
Vamos a llenar nuestro vacío de algo bueno.
 Sábado 29 de agosto del 15.

Me pregunto si el cielo es
eso azul que vemos tan lejos;
ese infinito espacio,
tan lleno y tan vacío;
algunos días escondido detrás de la nubes
se oculta con el sol, y tan tranquilo;
hay noches que se llena de estrellas
como si tuviera miedo y se oculta detrás de su luz;
otras se viste con la luz de la luna y platea su universo,
mientas en la tierra el amor se manifiesta en su apogeo;
noches de luna, de momentos repletos de amor,
y otras que pasan silentes, de puntillas, calladas;
otras como loquitas y locos, nos alborotamos
y comemos a besos aquello que deseamos;
nos perdemos saboreando lo que tenemos a mano,
llenamos todo nuestros vacíos con la esencia de nuestras ansías;
y lo llenamos todo de amor sin quedarnos satisfechos.
Lo hemos llenado todo, y aun nos queda amor para compartir
porque nuestro fin es llenar todo con lo que tenemos;  
que no quede nada vacío entre nosotros,
a cambio de nada, porque nada es todo
lo que llevamos en el alma.


Jecego.

1 comentario:

Marina Fligueira dijo...

¡Precioso es poco! Isidro. Me parece una maravilla este poema.

Haber, pienso que no es malo saborea lo que tenemos sin desear lo ajeno, y también pienso que tenemos el alma llena de cosas buenas; excepto aquellos que no tienen alma no piensan no sienten no penan por nada, esos están vacíos de amor y tienen ciega la mirada.

Un placer amigo, Isidro.