Volverás mañana.

Volverás mañana.

Al amanecer miro al horizonte y te veo muy lejos, alláaaa....,
más bella que el mismo sol que tímidamente te acaricia,
tú también me miras, pero callas y de prisa
sigues cambiando de ropa a tu cuerpo invisible
a mis ojos, ávidos de ti, oculto entre nubes blancas.

Que hermoso es el silencio cuando me miras y callas,
cuando cambias tu ropa de seda blanca a policroma,
cuando mueves tu cuerpo de forma dulce y extraña,
cuando como sol tuyo, acaricio tu piel sin que digas nada
y  leo en tus formas una sonrisa que me llena, y me agrada.


Que inmensa eres, que enorme esa imagen tuya, dibujada  dentro de mí,
que sin tener que partir, te acompaño, viajo dentro de tu sombra y
disfruto de ti; de la hermosura de tu silencio y de la nube que te guarda
como esencia, como tersa piel de seda coloreada por los rayos de mi luz,

tu sol, que no se aparta de ese conjunto que te envuelve con sombras blancas.

Pero todo termina, se acaba la aurora, se rompe el silencio de la noche,
cantan los pájaros y se oyen palabras de amigos que pasan:
se encuentran las palabras, se hacen conversaciones que vuelan
hasta donde tú estás;  se juntan las silabas más hermosas, llenas de magia,
aquellas que en silencio hablan para decirte: ¡¡¡hola preciosa amiga, hola, hola,.!!!!
 y despierto ya...te dije: se acabó mi historia de hoy,  hasta que vuelvas,  mañana....

Jecego.





1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

"Pero todo termina, se acaba la aurora, se rompe el silencio de la noche,cantan los pájaros y se oyen palabras de amigos que pasan..."

También el despertar tiene sus momento. Saber que tenemos un día más para pensar, disfrutar del momento. Un día más de regalo.
Bss