Esperando que vuelvas.

Esperando que vuelvas.

Porque necesito tus besos
porque me faltan tus caricias plenas;
porque busco ese sueño que también sueñas
en ese paraíso que soñamos los dos.

Solo me consuela el saber que vuelves
mientras me voy bebiendo tus besos;
esos que ayer hicimos gloria viéndonos
y quiero repetir, lentamente.

Necesito verte y tenerte otra vez conmigo
a través de la gracia de Dios o de la nada.
Sueño y sueño, no logro nada, te has ido.

Pero yo sigo buscando entre mis sueños
esa inmensa gloria prometida de vivir
abrazado a ti, hasta que muera…


Jecego.