El valor del tiempo.

El valor del tiempo.

Todo un día es mucho
cuando de esperar se trata;
es mucho tiempo perdido
en la desesperada frontera,
entre el sueño y la verdad,
entre el silencio y la palabra
entre el recuerdo y el olvido;

donde se enredan voces y silencios,
los muchos y los nada;
donde el tiempo es una medida
que se pierde o se guarda;
unas veces ocultándose
y otras dando la cara.

Mientras el tiempo se va vacío
dejando detrás la carga,
que debió ser de amores sin sentido,
o de silencios y palabras;
cargados de sueños perdidos,
o de embelesos que se guardan.

Jecego.