Vi a una estrella...

Vi a una estrella…..

Vi a una estrella mirándose en el espejo del mar; se miraba y sonreía al ver que su cabeza se movía de uno a otro lado y sonreía de nuevo; pero ella quería verse mejor y buscó más hondo su imagen, más allá de las olas, porque creía que allí no llegaba el viento que la movía y se equivocó la estrella, porque el espejo del agua era mucho más que un cristal; era una masa de agua muy grande, más allá de lo que ella pensaba, y por consiguiente no podía parar.  Pero la estrella quería verse, ver su cara, se había enamorado y quería mostrar su mejor presencia a su amante el sol, y  lo intentó de nuevo, esta vez en un lago; un espejo más pequeño donde también cabía su cara y se movía mucho menos, pero resultaba su piel arrugada  en la superficie de aquel agua que se movía de forma imperceptible pero transmitía a la cara de la estrella cosa que a ella no le satisfacía, y siguió buscando hasta encontrar a una niña que lloraba cerca de un charco de lágrimas, se acerco a ella y viendo sus lágrimas, le preguntó, POR QUÉ LLORAS NIÑA, y ésta le contestó : murió mi madre y estoy sola… la estrella vio reflejada su belleza en las lagrimas de la niña a la que adoptó y llevo consigo, porque la niña tenía lo que a ella le faltaba, amor de verdad y un alma de crista como  espejo.


Jecego.

4 comentarios:

Ilesin dijo...

Que belleza y ternura de relato mi querido Isidro.
Besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias amiga Ilesin; que placer ser tu amigo y compartir gustos. Un abrazo. Jecego.

Anónimo dijo...

jjjjhj

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amigo anónimo; gracias por tu visita, tu comentario no lo he entendido, pero gracias por tu visita.