Allá donde el cielo se hace sol.


Allá, donde el hielo se hace sol
te sentía cogida a mi mano
mitigando el frío de la mía;
como si tomases mi temperatura
en un mundo helado de frío.

Y se conectaron nuestros núcleos,
los hematíes se hicieron suspiros
y mi hielo se hizo río;
se encontraron tu mirada y la mía
y en mi alma hicieron nido;
el calor de tu mirada fundió mi hielo
que se convirtió en caudaloso Nilo.

Y nos quedamos allí esperando
 a que se acabara el invierno,
entre pirámides y sueños
viendo pasar el río……….

Jecego.

4 comentarios:

Ilesin dijo...

Muy hermosas tus palabras!!
Besos

Katy Sánchez dijo...

"te sentía cogida a mi mano
mitigando el frío de la mía;"
Sin el calor de la persona amada e mundo parece más frío y más distante.
Me he leído y comentado tus cuatro poemas, cada uno más bonito que el anterior. No sabría con cual quedarme. Tal vez con el del perfume.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias Ilesin por tu visita y comentario; que grato es leerte; un abrazo y feliz día. Jecego.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias Katy por tu comentario; cada poema es un momento de mi vida, y cada momento se distingue de otro en su tiempo envuelto en la huella que deja; como el perfume que va dejando a su paso. Gracias Katy por leerme y orientarme con tus palabras. Un abrazo y salud para toda tu familia. Isidro.