Mi memoria no descansa..






Mi memoria no descansa.
Cuando llegó el viento se sentó a mi lado
y los dos veíamos pasar el tiempo
entre los cardones de mi cuerpo,
pensamos que algo pendía de sus espinas
y en el corazón de sus pencas guarda su sabia
con lo mejor de mí, sus besos y mis sueños.

Mientras algún pájaro saltaba de penca en penca
recordándome que la vida es solo aire, 
y se va volando sin avisarme, como su canto,
a su casa oculta en las cuevas del viento.

Luego subimos a la Montaña
soltamos los lazos que lo unían a mi memoria
y dejé que volaran hasta donde está ella…

Jecego.

2 comentarios:

Ilesin dijo...

La memoria nunca descansa, nos evoca a cada instante miles de recuerdos que nos dan fuerzas para seguir caminando en la vida.
besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Ilesin; creo que la memoria es la razón que nos dice cuanto hemos vivido ni como; por ello, cuando la perdemos, ya no sabemos si vivimos, Un abrazo. Jecego,
Se me fué la luz,,