En la Dehesa.

En las Dehesa.
Domingo 25 de Enero del 15.
Limpiando parras y árboles.
 En la Dehesa.


Sentado en el tronco de un pino
recibiendo el fresco acumulado en su piel ajada,
pasó antes mis ojos una nube huyendo de la borrasca,
húmeda, llorando lágrimas, sin dirección, perdida,
hasta perderse en el barranco de Chiñico.

Allí, en la espesura de los pinos
se posó sobre sus copas, y respiró hondo
aquel aire fresco que guardan sus pinochas,
dejado  por los alisios y guardado en sus entrañas
por aquella nube que llevaba el viento al barranco.

Desde la piedra  donde me sentaba
veía deshaciéndose mi pensamiento
y lentamente mi vida se trasladaba;
también las venas por donde la nube
aspiraba  el agua de las pinochas;

me fui acercando a la nube
bebí agua  de sus venas,
hasta quedar dormido,
apoyado en el pino mi espalda

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

"Desde la piedra donde me sentaba
veía deshaciéndose mi pensamiento"
A veces el pensamiento te lleva a lugares archivados de la mente que saltan sin esperarlo. Bonita piedra:-)
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias Katy por ayudarme a levantar de la piedra donde pensaba. Un abrazo por deshacer mi pensamiento. Isidro.