Ven, no me digas adiós... Oda.

Euphorbia regis jubae

Foto tomada de Google.


                Ven hasta aquí, donde florece mi amor por ti,                 
donde madura y crece, entre tabaibas y sueños;
donde todo es verde y duerme en tierra fértil
donde todo huele a ti, a mi,  y a recuerdos.

Llueve para alimentas nuestras raices y
fracasa el viento que quiso llevárselo;
pero fuimos fuertes y vencimos en esta batalla
entre las páginas verde de la Primavera y sus flores.

La vida es un bloc de páginas blancas que llenaremos
con esas flores silvestres que siguen nuestros pasos;
que dan calidez a nuestros sueños y perfuman nuestro camino 
llenando de color aquellas páginas; escribiendo nuestra historia.

Ven,  y juntos aspiraremos el aire cargado del perfume 
de las flores que nos acompañan; más allá del cardón y la tabaiba
donde canta el canario,  y el  mirlo también canta; 
donde el aire se bebe como un néctar, tus ojos hablan en voz callada;
y tus labios, tus labios enrojecen mordiendo la más hermosa palabra.

Jecego.

Te invito a tomar una copa de este néctar mágico para ser feliz, a cambio de nada.

Jecego.


2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Que oda tan bella a los recuerdos, a querer detener el tiempo...
Me imagino que si Carmen un día pueda leerte lo que tendrá que sentir, vivir y emocionarse con tus letras.
Bss y buen domingo

Isidro Jesus Cedres dijo...

Katy, hoy es primer día en 10 meses que me quedo en casa por la mañana, y después de desayunar, vine a este rincón para ver el mundo desde otra óptica. Lugar donde el Tajinaste se hace mayor y la Tabaiba más verde y florida.
Gracias por tu comentario y por el perfume que dejan tus letras.
Un abrazo. Isidro.