Vivir, viviendo. 



Vivir con una sonrisa en los labios
en este mundo agitado y turbulento,
es una cruel ironía y difícil tormento
en un jardín de flores y cardos.             

sonreír con una espina clavada
cuando el dolor hace mella en el cuerpo,
es como hacer retroceder el tiempo
o retirar una ola, en la playa anclada.

Difícil reír cuando el dolor está presente
en tus dedos, cuando el tallo clavó sus espinas
ni sonreír mirando el color de un  pétalo y el perfume
de aquella rosa que te ha herido, arrepentida.

Se puede reír ante la belleza de una rosa
ser feliz, con la reina del aroma y color,
y llorar cuando tendiste la mano y se clavó
en tus dedos sus flechas vengadoras;

porque la rosa no es toda flor hermosa
también es espina, tallo y flecha, y llora.

Jecego.

Todo lo que reluce no es oro. Ni todas las lágrimas son de dolor. A veces se ríe llorando.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Precioso Isidro, es así como lo dices. ¿Pero quien dijo que era fácil vivir? Cada día tiene su propio afán, y como dices las rosas su espina,pero ello no impide disfrutar de su fragancia. Eso también es vida. Deseo de corazón que la vida te devuelva lo que te arrebató y puedas disfrutar de tu rosa.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias Katy por todo lo que me has dado; tu amistad, tu enciclopedia del saber, tu comprensión y tantas cosas más que vienen entre sus pliegues. Un abrazo por todo ello y mucho más. Isidro Jesús.
P.D.
Un abrazo para toda tu familia y feliz año que me parece mucho mejor que el anterior.