Yo que siempre amé mis sueños.




















Yo que vi tantas noches relucientes,
azules de todos los tonos, estrelladas,
cadenas de ellas como osas de grandes
centelleando ante mis ojos sin alcanzarles.

Yo que sé que tu eres el cielo que tengo,
que tienes el azul más bello que cubre Venus,
que tu eres el suelo que piso, porque Dios quiso
que fueras mi cielo, mi tierra, mis sueños y mis besos.

Y ahora cuando tuve todo eso, me quitas la noche
con un sol que hace desaparecer el cielo;
y lo pierdo todo con su inmensa luz
donde vivo sin vivir, donde duermo porque muero.

Yo que siempre amé mis sueños
vivo sin vivir, soñando despierto,
dormido bajo un cielo azul, lleno
de estrellas como Venus....soñando...

Jecego.


3 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

"vivo sin vivir, soñando despierto,"
Sabiendo las circunstancias ni es difícil interpretar el texto.
Un poema de amor que clama por que esos sueños vuelvan cobrar vida.
También es mi deseo para ti.
Bss y buena semana amigo

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por acompañarme. Siempre el hombre se ha guiado por Venus en sus andares nocturnos.
Un abrazo amiga. Buen fin de semana y que descanses bien con tu familia.
Isidro.

maria jesus dijo...

Triste pero precioso, un beso